Paper Mario: The Thousand-Year Door (2024) | Reseña

Paper Mario: The Thousand-Year Door, lanzado originalmente en 2004 para el GameCube, es considerado uno de los mejores juegos de Mario. En 2024, Nintendo ha lanzado una versión renovada para la Nintendo Switch, llevando esta joya clásica a una nueva audiencia y ofreciendo a los fanáticos de toda la vida la oportunidad de revivir esta aventura con gráficos y mejoras contemporáneas.

La puerta de 1000 Años en super ultra HD

La trama de Paper Mario: The Thousand-Year Door sigue a Mario mientras explora el misterioso y sombrío Rogueport, una ciudad portuaria repleta de secretos y personajes excéntricos. Mario debe recolectar los Cristales Estelares para abrir la legendaria Puerta de los Mil Años y rescatar a la Princesa Peach, quien ha sido secuestrada (como siempre). La narrativa combina humor, intriga y momentos emotivos, manteniendo el tono ligero característico de los juegos de Mario, pero con una profundidad y complejidad que resuena incluso dos décadas después.

El aspecto más notable del remake es la renovación gráfica. Los entornos, personajes y efectos visuales han recibido un impresionante lavado de cara. Los gráficos ahora son más nítidos y detallados, con texturas mejoradas y efectos de iluminación que hacen que el mundo de papel realmente cobre vida. Los reflejos y las sombras añadidas contribuyen a una sensación de inmersión que era difícil de lograr en la versión de GameCube. Sin embargo, este remake funciona a 30fps en comparación con los 60fps del original, lo cual ha sido una pequeña decepción para algunos jugadores acostumbrados a la fluidez del juego clásico.

Es tan divertido como pelear con bolitas de papel

El sistema de combate por turnos de Paper Mario: The Thousand-Year Door sigue siendo tan atractivo como siempre. Los jugadores deben realizar acciones en el momento preciso para maximizar el daño o defenderse de los ataques enemigos. Esta mecánica de “Action Commands” añade una capa de interactividad que mantiene las batallas frescas y emocionantes. Mario puede ser acompañado por un compañero en combate, cada uno con habilidades únicas, y los jugadores pueden equipar “badges” que otorgan nuevas habilidades o mejoran estadísticas, permitiendo una personalización considerable del estilo de juego.

Uno de los aspectos más encantadores del combate es que se desarrolla en un escenario de teatro, con una audiencia que reacciona a las acciones de los jugadores. Esta audiencia puede influir en el desarrollo de las batallas, proporcionando ítems o causando distracciones que afectan tanto a Mario como a sus enemigos, añadiendo una dimensión estratégica adicional​.

El remake de Paper Mario: The Thousand-Year Door para Nintendo Switch presenta numerosas ventajas que lo hacen destacar. Los gráficos mejorados son, sin duda, una de las características más sobresalientes, con entornos y personajes que ahora lucen más vibrantes y detallados. La actualización visual incluye texturas mejoradas y efectos de iluminación que realmente hacen que el mundo de papel cobre vida, elevando la experiencia visual a un nuevo nivel. Este remake también mantiene la esencia del juego original, lo cual es un deleite para los fanáticos nostálgicos que recordarán con cariño las aventuras de Mario en Rogueport​.

El sistema de combate, una mezcla de estrategia por turnos con comandos de acción en tiempo real, sigue siendo tan innovador y entretenido como siempre. Este sistema dinámico no solo es fácil de aprender, sino que también añade una capa de profundidad mediante los “Action Commands” y las insignias, que permiten personalizar las habilidades y estadísticas de Mario. La narrativa y el humor característicos del juego se mantienen intactos, con diálogos encantadores y una historia que, aunque sencilla, es profundamente entretenida y a menudo hilarante.

Por otro lado, la falta de contenido nuevo significativo es una desventaja notable, especialmente para los veteranos que esperaban sorpresas adicionales o expansiones en la historia y el mundo del juego. Esta fidelidad extrema al material original, aunque admirable, deja una sensación de oportunidad perdida para enriquecer aún más la experiencia de juego. Además, la reducción de la tasa de fotogramas a 30fps, comparada con los 60fps del original de GameCube, ha sido un punto de crítica. Aunque este cambio no afecta drásticamente la jugabilidad, puede ser un inconveniente para aquellos acostumbrados a la mayor fluidez del juego clásico.

El pasado contra el presente

La versión de 2024 de Paper Mario: The Thousand-Year Door mejora considerablemente los aspectos visuales y la presentación general del juego. Los gráficos actualizados y la banda sonora remasterizada aportan una nueva vida a esta querida aventura. Sin embargo, algunos de los desafíos del diseño del juego original, como la necesidad de retroceder a través de áreas ya exploradas, permanecen sin cambios.

La reducción en la tasa de fotogramas a 30fps en comparación con los 60fps del original puede parecer un paso atrás en términos de rendimiento, pero la calidad visual mejorada y la estabilidad compensan este cambio para muchos jugadores, al punto que los escenarios se rehicieron desde cero. La falta de contenido nuevo es una oportunidad perdida para ofrecer algo adicional a los fanáticos de toda la vida, pero para aquellos que experimentan el juego por primera vez, la experiencia sigue siendo tan mágica y cautivadora como siempre.

Conclusiones

Paper Mario: The Thousand-Year Door en la Nintendo Switch es una fiel recreación de uno de los mejores juegos de Mario. Las mejoras gráficas y de sonido hacen que esta versión sea la definitiva, aunque la falta de contenido nuevo y la reducción en la tasa de fotogramas podrían desanimar a algunos OG’s. En general, sigue siendo una aventura imprescindible para cualquier fan de los RPG y de Mario. Este remake demuestra que, incluso después de 20 años, Paper Mario: The Thousand-Year Door sigue siendo una obra maestra en el género de los videojuegos de rol.

Compartir en: