Chants of Sennaar | Reseña

Los juegos de rompecabezas son ya una plaga en la industria, pero en el caso de este mundo, las plagas no siempre son malas, lo único bueno de esto es que podemos servirnos con la cuchara grande cuando queremos revisar opciones, y hoy la opción correcta y precisa es Chants of Sennaar, una aventura con un diseño minimalista pero hermosa paleta de colores, que basa sus puzzles en el idioma y la comunicación.

El juego está enormemente basado en la leyenda De la Torre de Babel, pues el Viajero, nuestro protagonista debe descubrir el significado de los idiomas en que le hablan las personas en esta torre/laberinto para descubrir los secretos que se esconden. Los puzzles no solo están en el lenguaje que debemos ir traduciendo basándonos en lo que nos dicen y luego sucede, sino que también en la interpretación de lo que se puede y no hacer, y así ir entendiendo qué fue lo que pasó entre los humanos, los guerreros, los devotos y por supuesto, el dios que tiene al parecer, cerrada la puerta. Pero son precisamente las puertas lo que más estaremos enfrentando en el juego y la única manera de abrirlas es con llaves, pero estas no son solo físicas sino que requieren de algún acertijo resuelto entre la infinidad de cuartos y zonas en la torre, por eso es que aparte de ser traductor, debemos ser pacientes para entender a donde ir y no perdernos, pues recuerden que lo único que viene en el idioma seleccionado son las instrucciones, y esas son mínimas. Demonios.

Como ya dije, el diseño es minimalista con una vista superior en general, pues en momentos cambiará a lateral o incluso en primera cuando nos topemos con un rarísimo juego de cartas donde gana el que desvele el naipe con la figura más importante del organigrama religioso. Los colores se centran en una paleta muy bien definida de acuerdo a la zona y a pesar de que son mates, carecen de brillo, texturas y realismo, no podrían ser más hermosos en su combinación. La música añade a la atmósfera pero debo decir que no me sentí más atraído al juego gracias a ella, solamente era ruido de fondo, lo que de verdad me tuvo al filo del asiento fue entender las mugres lenguas.

VEREDICTO

Chants of Sennaar es sin duda alguna y sin temor a equivocarme una de las grandísimas joyas que recién llegan al Game Pass de Xbox (PC, nube y consolas), un diamante bien pulido que sin pensarlo deberían estar jugando y rompiéndose la cabeza porque es sorprendente de principio a fin, pues cuando recién comienza, los trancazos del idioma están a la orden del día, y cuando uno cree que lo tiene dominado, los jeroglíficos se ponen más complicados y abundantes.

Chants of Sennaar estuvo nominado a varios premios BAFTA y no por nada en Steam tiene más de 12,000 reseñas MAYORMENTE POSITIVAS. Si eso no los convence, no sé qué lo hará. Por cierto, el juego también está disponible en PS4 y Switch.

Compartir en: