Bread & Fred | Reseña

Los juegos cooperativos son buenos por dos razones: se puede jugar con alguien más tal como la novia, el hermano, primo, amigo, o hasta los papás mismos, y la otra razón porque pueden culpar al otro de sus propios errores, generar controversia, un problema, ruptura familiar, de amistad o hasta de la pareja misma, he ahí donde reside la belleza de este género.

¿Y si le ponemos plataformas?
Dijo el diablo.

Bread & Fred son dos pingüinos que deberán escalar una montaña hasta lo más alto con la ayuda de lo más bello en este mundo después de las matemáticas: en efecto adivinaron, la física. Ellos estarán amarrados el uno al otro para columpiarse, balanceare y usarse de proyectil para jalar al otro y llegar a la cima, queda de sobra decir que al ser cooperativo cada uno de ellos deberá ser una persona en la vida real, pero si están solos, van en un viaje y no han hecho amigos o de plano no quieren sufrir gritándole a alguien más, pueden echarse el juego solos o con la problemática de que es complicadísimo controlar a su personaje y a una piedra que hará las veces del compañero para poder moverse entre las plataformas. Hay unas que están muy separadas en lo vertical y otras en lo horizontal, así que la dificultades no solo está en saltar sino en columpiarse de verdad pensando en la aceleración, momento, fuerza y dirección. Repito, física pura que en lo personal está magníficamente bien hecha, pues los desarrolladores de verdad hicieron su tarea y no fue solo a ojo de buen cubero.

Hablar de la programación de Bread & Fred honestamente no tiene más sentido, es magnífica, al grado de querer recordarle su progenitora porque no hay magia, es pura física.

Los gráficos son también una chulada y no solo porque sean pixelados, sino por la ternura que emana de los pingüinos, lo bien realizados que están los escenarios y porque las animaciones son geniales gracias a esa ternura de los personajes cuando caen, vuelan o por cualquier movimiento en general. Con esto quiero decir que el juego es hermoso y cautivador en un sentido bonito pues, no de esos apantalladores por los escenarios que dejan boquiabierto, por lo que se recomienda mucho para diseños de tatuajes entre hermanos, nomás digo.

VEREDICTO

Por desgracia un juego tan bello y bien hecho tiene la gran desventaja de no ser tan bueno cuando estemos solos, si lo hacemos en cooperativo de verdad la comunicación será clave para alcanzar la cima, sin embargo eso no le quita que el juego esté increíblemente bien hecho, con gran programación y un bello diseño de locaciones, por lo que darle la oportunidad es casi que obligatorio, pero recuerden que es mucho mejor en pareja que solo. De verdad.

Compartir en: