Dolmen | Reseña

Prime Matter y el estudio de desarrollo Massive Work Studio presentan una propuesta se podría decir, independiente, basada en las mecánicas y dificultad de juego al estilo Souls, pero agregando elementos de ciencia ficción, en un planeta lleno de enemigos de varias clases y jefes de nivel; con entornos abiertos y caminos por descubrir donde actualizar su equipo, hará la diferencia entre la vida y la muerte.

EL PLANETA PELIGROSO

Dolmen nos lleva de viaje al distante futuro, cuando la raza humana ha colonizado muchos mundos en varios sistemas solares gracias a la manipulación genética para lograr adaptarse a diferentes entornos; aquí conoceremos una colonia minera en Revion Prime, lugar donde lucharemos mientras intentamos desentrañar el misterio de una especie alienígena, corporaciones corruptas y dimensiones desconocidas con algunos toques de horror que quizá a algunos les podría sonar a una mezcla entre Dead Space y la saga Souls. por cierto, en Revion Prime también estaremos recogiendo un extraño cristal, el “Dolmen”, el cual es la clave de todo el embrollo.

Sin más que decir, es claro que Dolmen tiene una fuerte inspiración en la famosa franquicia de From Software, mostrando mecánicas de juego y una dificultad bastante parecida, lo cual podría agradar a los conocedores, pero también es importante recalcar que no estamos ante un AAA, por lo tanto Dolmen se siente también como un juego “pequeño”, con gráficos modestos y algunas pocas propuestas, aún así es de agradecer el giro en ciencia ficción. Es decir, el juego ciertamente puede encontrar su público.

GOLPES Y DISPAROS

Dolmen cuenta con formas de ataque a distancia con armas de fuego y golpes con armas cuerpo a cuerpo, como espadas, hachas y más; por lo mismo estarán alternando entre cada estilo de combate para acabar con los enemigos o mientras se adaptan a las mecánicas; por ejemplo, además de contar con la barra de vida, tenemos la típica barra de stamina que se agota con la fuerza de los golpes o de su intensidad, y también se añade una barra de energía que se agota con la intensidad de los disparos (en pocas palabras) así que hay que estar atentos a estos dos elementos pues de ello dependerá que nos podamos defender, sobre todo pensando que los enemigos son algo variados y pues la mayoría son poderosos. Dolmen no es un juego para salir y “pegar de botonazos” al control para machacar enemigos, más bien se trata del hacer farmeo, tener la paciencia para realizar ataques y aprender a mejorar nuestra armadura y otros detalles.

En Dolmen los enemigos nos dejarán ítems o materiales para ir mejorando nuestra armadura, y armas, las cuales son quizá hasta más importantes que el estar subiendo de nivel (subir de nivel tiene los típicos elementos de salud, energía, fuerza, etc). Estas armas y armaduras las tenemos que ir “arreglando” dependiendo del entorno y a quien ataquemos, así que son parte fundamental de nuestra supervivencia. El punto negativo es que los menús del juego son algo engorrosos y poco atractivos, pero bueno, es cosa de acostumbrarse, aunque esto ya dependerá de cada jugador.

CORRIENDO LEJOS

En lugar de las típicas fogatas para tomar un descanso, Dolmen hace uso de balizas para guardar y hacer viajes a nuestra nave, lugar donde se realizan las mejoras; también hay que recordar que al guardar, los enemigos vuelven a aparecer, excepto los jefes de nivel. El otro lado negativo es que en algunas ocasiones estos “puntos de control” quedan retirados y si caemos muertos pues habrá que correr todo lo posible para llegar de nuevo a nuestro destino y tratar de recuperar lo tirado en el sitio donde nos derrotaron, y como detalle, por alguna razón podrían encontrar que nuestro cuerpo o ítems a recuperar algunas veces podrían estar en zonas inaccesibles… como un camino de ácido, líquido radiactivo y demás.

En términos generales Dolmen cuenta con elementos muy parecidos a otras entregas, pero también brinda el detalle de la energía y la stamina como dos fuentes para alimentar nuestros movimientos, dicho detalle en lo personal encontré como refrescante y una oportunidad para la estrategia, la cual mezclada con la dificultad de los oponentes brinda un juego bastante entretenido el cual ojalá recibiera una secuela más pulida en su historia y construcción de escenarios.

Finalmente, cabe decir que el título cuenta con cinco clases de personaje, las cuales como es común, cuentan con sus propias habilidades y herramientas; claro que al ir avanzando y encontrando y mejorando equipo, más adelante podrían descubrir que no importa tanto la clase, ya que todas se van adaptar a su estilo de juego; es decir, todas pueden terminar siendo parecidas.

PRESENTACIÓN

Dolmen no es un juego AAA así que no podemos esperar algo del tipo Elden Ring o de la saga Souls, etc, pero sabe defenderse con buenos diseños de monstruos y criaturas, algunos llamativos efectos visuales, una buena optimización (jugado en Xbox Series X|S) y mapas de variados escenarios con diferentes caminos para desbloquear y descubrir. En general tanto en sonido como en lo visual Dolmen sabe plasmar bien su propuesta y creo que su punto más negativo serían los menús y que me hubiera gustado que el juego tuviera más un acercamiento al horror, que a la ciencia ficción.

EN RESUMEN

Dolmen ciertamente es una agradable apuesta a quienes buscan algo del tipo Souls con algo de horror y ciencia ficción espacial; tiene algunos buenos momentos, con interesantes jefes de nivel y mecánicas que invitan a la estrategia, sin embargo falla en una presentación más pulida y en niveles mejor trabajados. Aún así, es digno para que le den una oportunidad.

Dolmen está disponible en PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox Series X|S y PC vía Steam.

Compartir en: