Observer: System Redux | Reseña en PlayStation 5

¿Por qué? No sé, pero me pidieron la reseña de un juego de misterio que termina siendo de miedo aunque no sé si de horror. Bueno, pero la cosa es que decidieron que era buena idea la de otorgarme la oportunidad de jugar Observer: System Redux para PlayStation 5.

MISTERIO Y TECNOLOGÍA

Bloober Team trae de nuevo y con una nueva versión mejorada y contenido extra, Observer: System Redux, un juego de terror que está disponible en su versión “normal” en PC, Xbox One, PlayStation 4 desde el 2017 y desde el 2019 para Switch, donde seremos Daniel Lazarski, un detective en Polonia que pertenece a una unidad dedicada a hackear cerebros en busca de pistas que puedan resolver casos. En System Redux para la nueva generación en PS5 y Xbox Series X|S, así como en la PC por medio de Steam, encontraremos un nuevo apartado gráfico mucho más detallado a 4K, HDR y Ray Tracing, mejor jugabilidad con un sistema de sigilo rediseñado y más contenido en forma de los casos, Errant Signal, Her Fearful Symmetry y It Runs in the Family.

En primera instancia, y de igual manera que el inicio del juego, no hay nada que pueda atraernos mucho a pesar de eso de “hackear cerebros”. Sí por supuesto que no hay mucho que llame la atención, menos cuando el mismo empieza con una llamada del hijo de Lazarski para pedirle que lo ayude y vaya a unos departamentos de clase baja. La claustrofobia inicia cuando hay una emergencia en el edificio y se debe de cerrar por completo sin dejar entrar ni salir a nadie. La policía no atiende el llamado para levantar la clausura, y esto aunado a un cuerpo decapitado que se encuentra en un departamento, es lo que inicia la aventura de nuestro anciano detective.

El desarrollo del juego es muy lineal aunque por momentos podría sentirse que tenemos muchas misiones alternativas, ninguna que sea del tipo “recoge ocho floreros bonitos” ni nada por el estilo, sino más bien lo que hace un detective, investigar. La cuestión inicial de Observer se centra principalmente en preguntarle a todos los habitantes del edificio acerca de lo que han visto, responder sobre lo que está sucediendo y sacar ciertos datos sobre el personaje que fue presuntamente asesinado, todo esto mientras el ambiente va haciéndose más tétrico por la noche, la lluvia, los truenos y lo descuidado y horrible que es el conjunto departamental.

Todo corre normalmente y entre que sí y entre que no hay ciertas cosillas que nos van interesando más, sobre todo porque las confusiones se hacen presentes con las entrevistas y los documentos hallados, pero una vez empezamos a explotar la tecnología con la que contamos, que es la visión biológica que sirve para revisar sangre y fluidos corporales, la electromagnética para checar aparatos electrónicos, visión nocturna y la conexión neuronal, ahí es donde se pone interesante el juego.

Hackear cerebros es una de las experiencias más bizarras que se puedan hallar en Observer -y quizá en varios juegos más-, donde no existen reglas, no hay manera de confirmar si algo está bien o no, las leyes universales se rompen por completo y el terror es el arma principal del cerebro para proteger al intruso que estaremos siendo. Observer es muchas cosas en uno: es un juego que conjuga de manera sublime el miedo, el misterio, la duda y las emociones negativas, pero más allá de eso, es un equilibrio magníficamente bien pensado entre suspenso e incertidumbre, complementado con gráficas confusas pero que cobran sentido una vez estamos más metidos en el juego.

No hay manera de calificar correctamente los gráficos del juego, sí puedo decir que no son en lo absoluto malos ni calificarlos tampoco de magníficos, pero sí tienen mucho qué ofrecer a la historia, permitiéndonos esa sensación de que todo está mal, de que algo va a salir mal o de que ya nos cargó el payaso. Por momentos todo luce realista, luego entran efectos de cansancio, más adelante pareciera que estamos en Matrix y en ciertas ocasiones todo es ruido eléctrico. Pero sea como sea, no lo duden ni un segundo: las cosas se van a tornar mal, o pésimamente mal. Si tienen suerte…

VEREDICTO

Es un “SÍ” por todas partes. Observer: System Redux no puede dejarse pasar inadvertido, es un gran juego de misterio cyberpunk y terror que DEBE estar de rigor en nuestra colección. Sí, quizá el platino no es un trofeo tan sencillo y ocupa muchísima paciencia y ciertamente nervios de acero en muchas ocasiones, más cuando uno debe olvidarse de la misión principal y concentrarse en explorar todos los espacios posibles, pero más allá de los trofeos, el juego suda emoción y explota la adrenalina interna con cada paso logrado en la investigación, por lo que los trofeos quedan por completo de lado y la historia es lo único que importa, dando esa experiencia tan estresante que uno busca en estos títulos.

Compartir en: